Experiencias de autor, cr贸nicas y viajes

El esp铆ritu de cualquier cr贸nica de viajes consiste en dejarse zarandear sin resistencia por el vaiv茅n de las curiosidades, por la extra帽eza de lo nuevo, por lo escandaloso, por el shock cultural. Y, en segundo lugar, en salir de tal vaiv茅n con la convicci贸n robustecida de que todo en el ancho mundo es relativo, y de que tan peregrinas son para nosotros las costumbres documentadas como lo son las nuestras, para el pueblo que se visita.

Y es que viajar a Jap贸n es sorprenderse. Frecuentemente la ignorancia o la incomprensi贸n se recubren con el manto de la idealizaci贸n o de la iron铆a, practicada incluso por viajeros ilustres como Pierre Loti y de Rudyard Kipling.

Kumano-Nachi

Pero leer entre las l铆neas del pueblo japon茅s, como lo hicieron aquellos primeros for谩neos, es tambi茅n un ejercicio ligado a un espacio y su tiempo, por lo que quiz谩s la forma de entenderlos genuinamente sea dirimir, en primer lugar, c贸mo son y cu谩les han sido los enclaves principales del pensar y del sentir japon茅s.

Kioto y las huellas del wabi-sabi

Wabi-sabi: la belleza de aquello imperfecto, impermanente e incompleto. Una paradoja tan replicada como mal entendida que explica la base fundamental de la est茅tica nipona. Gracias al refinamiento de los cinco sentidos, el wabi-sabi nos reta a apreciar el mundo que nos rodea, al desnudar nuestra experiencia, sublim谩ndola a sus formas m谩s sencillas, quietas y, por tanto, m谩s delicadamente cambiantes.

Anta帽o, el wabi-sabi se forj贸 entre las v铆as y los jardines de Kioto, entonces capital, y de esa g茅nesis quedan a煤n huellas que rastrear. El Ginkaku-ji (鈥渆l templo del oro鈥) posee, ya en el intenso aroma del musgo que reposa en sus jardines, la prueba de que todo crece, lentamente, hasta alcanzar el esplendor.

Los sabores sutiles y refinados de las ceremonias del t茅 oficiadas en la ocha-ya En son otro de los recovecos donde el wabi-sabi ha perdurado, casi inmutable, a lo largo de los siglos. Y, 驴qu茅 decir de la calculada asimetr铆a de las rocas del jard铆n seco de Ryoan-ji?

Rurikouin-Kyoto

Cuatro conceptos clave del pensamiento japon茅s

  • wa armon铆a: la uni贸n del individuo con sus allegados y con la naturaleza;
  • kei respeto: la gratitud respecto al mundo que nos rodea;
  • sei pureza: la limpieza y el orden, espiritual y f铆sico;
  • jaku tranquilidad: el resultado de cultivar los tres principios anteriores.

El archipi茅lago de las Ryukyu, torrente de historia

El acervo de islas concentrado alrededor de Okinawa, entre Jap贸n y Taiw谩n, respira a un ritmo distinto al resto del territorio nip贸n, como si el tiempo pasara diferente al rodearse por completo de mar. No en vano, los nativos poseen un aura de tranquilidad insigne, regada en abundancia por el clima subtropical.

Las 160 islas, la mayor铆a simples formaciones de coral deshabitadas, fueron durante siglos un territorio independiente del resto de Jap贸n: los veladores de este conjunto de islas paradis铆acas, los Uchimanchu, poseen una historia, cultura, idioma y legado 煤nicos. Sin embargo, la historia de Okinawa no puede desligarse de las influencias for谩neas, que se sobrevinieron naturalmente gracias al comercio con China, Jap贸n y los vecinos del sureste asi谩tico.

A la vez, las islas quedaron marcadas por las terribles p茅rdidas y bajas acontecidas durante la Segunda Guerra Mundial, cuando all铆 murieron m谩s de 100 000 civiles como parte de una estrategia bloqueadora del ataque aliado. En Okinawa se encuentran el 75% de bases militares estacionadas en Jap贸n.

3-Yoshiyuki-Ito

El crisantemo y los b谩rbaros: japoneses, extranjeros

Los jesuitas, aquellos primeros viajeros

Es un hecho universalmente aceptado que los primeros visitantes occidentales fueron los misioneros jesuitas, los cuales, sabiamente convencidos de que la obra evangelizadora pasaba por comprender el alma y las costumbres de los japoneses, aprovecharon su estancia en la segunda mitad del siglo XVI para legarnos con veracidad y perspicacia un formidable corpus de noticias.

El inter茅s genuino por la cultura del pa铆s, as铆 como la base directa, anal铆tica y racional (y no fantasiosa e indirecta como la de Marco Polo) hicieron de los jesuitas fundadores de lo que entonces se conoc铆a como 脟ipangu o Cipango. Los portugueses Lu铆s Fr贸is y Jo茫o Rodr铆guez, junto con el napolitano Alexandro Valignano, destacaron como agudos observadores extranjeros de la realidad nipona. Fueron pioneros.

El cristianismo en Jap贸n

El jesuita Francisco Javier (1506鈥1552), Zabieru para los locales, fue el primer misionero cristiano en llegar a Jap贸n en 1549. La amplia aceptaci贸n del credo for谩neo, extendido desde Kagoshima hasta Hirado, Yamaguchi y Oita durante tres a帽os, provoc贸 la irritaci贸n del gobierno feudal.

El fraile tiene en elevada estima a los japoneses, de quien elogia una extraordinaria calidad humana. Adem谩s, destaca su honorabilidad y un alto grado de alfabetizaci贸n. Seg煤n cuentan sus palabras, no roban, ni se pierden en los juegos de azar.

El cristianismo ser铆a pronto castigado con la muerte. En Yamaguchi pueden encontrarse numerosos enclaves relacionados con kakure kirishitan, o cristianos ocultos: son, por ejemplo, las tumbas repartidas por el monte Shibuki, cerca de la ciudad de Hagi.

Tokio-Templo-de-Sensoji

Sado, un pa铆s virgen

Existe un lugar todav铆a inexplorado para el visitante occidental: la franja del mar de Jap贸n que se abre entre Honshu y el continente asi谩tico. En esta zona se halla Sado, la isla m谩s alejada de los centros neur谩lgicos del pa铆s y, por su inaccesibilidad, lugar de exilio de pol铆ticos e intelectuales contrarios a los sucesivos reg铆menes al poder.

Hoy en d铆a Sado es un retiro isle帽o, famoso por su vivaz banda de tambores taiko y por la Celebraci贸n de la Tierra, un festival o matsuri en honor a la naturaleza en abundancia celebrado en la ciudad de Ogi a mediados de agosto. Las incre铆bles vistas, sumadas a una tradici贸n gastron贸mica vitoreada por los excelentes pescados, arroces y sake, convierten a la isla de Sado en un para铆so en la Tierra.

Parece que solamente en sus orillas pueda sentirse la presencia de aquellos ocho millones de kami que despertaron a la diosa Amaterasu de su velado letargo.

Comprar libros sobre 鈥淓xperiencias de autor鈥 en Amazon

portada libro experiencias de autor en Japon comprar en amazon

Descubre Jap贸n | Un mundo enigm谩tico y diferente

VOLUMEN X: EXPERIENCIAS DE AUTOR, CR脫NICAS Y VIAJES

Para comprender qu茅 suelo pisamos en nuestro viaje a Jap贸n, una buena gu铆a nos ser谩 煤til hasta cierto punto. Nada mejor que leer con detenimiento las palabras de sabios que han sabido vivir en Jap贸n, para completar los huecos inabastables que el librito deje. Para descubrir m谩s cr贸nicas de viajes de autor, te recomiendo comprar el volumen X de Jap贸n, el archipi茅lago de la cultura. En Amazon, lo encontrar谩s al mejor precio.

Para introducir el 煤ltimo, y quiz谩s m谩s personal, fasc铆culo de esta gran obra, nos permitimos citar un fragmento de la magn铆fica introducci贸n de Noni Lazaga: 芦A veces uno piensa que el conocimiento del idioma pueda matizar o disminuir el asombro del viajero primerizo cuando no conoce la graf铆a y recorre el pa铆s, como quien se halla en un juego de la b煤squeda del tesoro.

Sin embargo, el resultado, una vez instruido en el idioma y la graf铆a japonesa, es el contrario. El asombro aumenta y se establece como premisa. Es as铆 como el juego de la b煤squeda del tesoro se transforma en otro, no menos entretenido, en el que uno siente que se abren esas puertas correderas o shoji que lo llevan de una estancia vac铆a a otra sin que parezcan tener fin.

Kenninji-temple-Chouontei-Garden-Kyoto

Y en ese enigma que es todo y es nada, nuevamente abrir los sentidos y dejarse llevar es una manera de introducirse en la cultura japonesa para disfrutar del viaje exterior e interior que supone禄. Para con este enigma del todo y la nada, hemos reunido a algunos de los mayores autores de referencia en el mundo del periodismo, el ensayo y la ficci贸n, y les hemos dado barra libre para que escribieran sobre su relaci贸n con el pa铆s del sol naciente.

Algunos son duchos viajeros y japon贸filos, otros acaban de arribar, con nombres de la talla de Carlos Rubio, Fernando S谩nchez Drag贸, Francisco L贸pez-Seivane, Haruko Hosoda Kawase, Mar铆a Due帽as, Javier Reverte, Luis Pancorbo o Jos茅 Antonio de Ory. Han seleccionado cada uno de ellos un punto de inter茅s sobre el que arrojar una luz nueva, personal铆sima, en ocasiones entusiasmada, otras 谩cida, incluso 铆ntima.

Quiz谩s, con la ayuda de su mano experta, podamos rehuir el deseo de comprensi贸n que negaba Lafcadio Hearn y podamos, finalmente, abandonarnos a las emociones que la tierra de Wa nos despierte.

Tambi茅n te puede interesar estos post para descubrir m谩s sobre Jap贸n: