Historia de Jap贸n: una gota que cae

Cuando a煤n no hab铆a mundo, cuando los tiempos a煤n recordaban sus albores, los primerizos Izanagi e Izanami empu帽aron una jabalina y la mojaron en el mar. De las gotas que de su punta resbalaron, nacieron unas islas discretas鈥 La belleza silenciosa del agua cayendo da origen a la historia de Jap贸n.

Pero no habr谩 un 煤nico comienzo para la cronolog铆a de este pa铆s, para quien los juegos de tronos y las guerras de poder heredar谩n el esp铆ritu de los rifirrafes entre hermanos de Tsukiyomi, Amaterasu y Susanoo. Con los a帽os, las gotas se multiplicar谩n, hasta convertirse en una lluvia imparable. Sin embargo, sobre el archipi茅lago japon茅s, el cielo siempre ser谩 el mismo.

Yoshinogari-Saga

De la mitolog铆a japonesa al sue帽o cortesano

Aunque los primeros japoneses llegaron de Corea, desde China, har谩 unos 13 000 a帽os, encontramos una nueva g茅nesis en el a帽o 660 a.C, con la entronaci贸n de Jinmu Tenno, descendiente de Amaterasu y primer emperador del pa铆s seg煤n el Kojiki. El clan Yamato seguir铆a su legado, y su forma de organizaci贸n pol铆tica, imponiendo un solo emperador (o emperatriz) y una capital entre el centenar de familias repartidas por el pa铆s. Con la instauraci贸n de la capital permanente en Nara poco antes de la tumultuosa construcci贸n del Todai-ji, en el a帽o 710 empezaba una nueva era.

Luego, en 794 ser铆a la vecina Kioto el emplazamiento designado coraz贸n del pa铆s. Heian-kyo, la llamaban: nacen en su seno las intrigas de palacio del Genji Monogatari, junto con ideas como el mono no aware (el tamiz agridulce de la existencia) y el okashisa (aquella incongruencia que sorprende y agrada). As铆 como dichos puntales del paladar est茅tico nip贸n han sobrevivido a trav茅s de los siglos, tambi茅n Kioto fue capital durante mil a帽os.

MR-Monte-Aso-y-Takachiho

Pero ning煤n deleite o riqueza impedir铆a a los cabecillas de los clanes descastados, relegados por el poder imperial a servir en provincias rec贸nditas, armar a ej茅rcitos de samur谩is y entrar en guerra civil para hacerse con el trono.

La era Heian termina con otra rencilla: aunque finalmente los Taira ocupan la capital en 1118, son r谩pidamente destronados y perseguidos por los Minamoto, que dar谩n otra vuelta a la rueda pol铆tica.

Jap贸n en tiempos de guerra

Los Minamoto mantienen la figura del emperador, pero es ahora solo un t铆tere a manos del shogun, encargado a la pr谩ctica de gobernar todo el pa铆s, ahora bajo el nombre de bafuku.

Al morir el primer shogun, su viuda (de la familia Hojo) hered贸 el poder, pero tambi茅n uno de los reinados m谩s tormentosos de la historia japonesa. Fueron tiempos de invasiones mongolas, fracasadas gracias a terribles tifones. De aquellos vendavales, nacer铆a el nombre de kamikaze (viento divino).

Estatua-de-Kusunoki-Masashige-Tokio

La historia sigue con una traici贸n: el shogun, arruinado en sus campa帽as contra los mongolos, ha perdido el favor de los clanes. En 1333, el autoritario emperador Go-Daigo trata de recuperar su poder con ungolpe de estado, que debe ser inmediatamente frenado por el mejor de los generales de los Hojo, Ashikaga Takauji. La treta es doble, pues resulta que Takauji no solo destrona al shogun, sino tambi茅n al emperador. Y el tim贸n gira de nuevo.

Esta vez, sin embargo, el gobierno ha demostrado ser demasiado d茅bil para sostener las ansias de sublevaci贸n de los clanes. Sus l铆deres, los daimio, pronto se enzarzan en una cadena de guerras civiles, que dan pie a los cien a帽os de la era Sengoku.

Una 茅poca marcada por la inestabilidad pol铆tica constante, pero en que, por otra parte, artes como el refinado teatro noh, el ikebana o la cha-no-yu vivieron un momento esplendoroso.

Y la paz japonesa cerr贸 las puertas al mundo

Oda Nobunaga no era otro daimio cualquiera. General de una prefectura relativamente menor, su talante despiadado y brutal le permiti贸 escalar posiciones y superar a todos sus rivales en la carrera hacia la unificaci贸n de Jap贸n (tenka fubu). Redistribuy贸 los territorios entre cabecillas, realiz贸 catastros y normaliz贸 unidades de peso y medida, pero fue asesinado por uno de sus generales en 1582.

Kumano-Oto-Festival-Wakayama

Lo sustituy贸 como regente Toyotomi Hideyoshi, un soldado raso que hab铆a ascendido hasta llegar a lo m谩s alto. Una vez en el poder, se hab铆a vuelto extremadamente receloso y conspiranoico, y se dedic贸 a ejecutar todo posible contrincante. Tambi茅n los cristianos, que hab铆an llegado a Kyushu en 1543, fueron expulsados por miedo a una invasi贸n.

El desaf铆o vendr铆a finalmente de parte del que luego ser铆a su sucesor, Tokugawa Ieyasu. Su gobierno se traslad贸 a Edo (Tokio) y empez贸 una estabilidad que durar铆a dos siglos y medio, gracias a un f茅rreo control sobre los daimio.

En 1638, el mismo Tokugawa orden贸 la expulsi贸n de los occidentales y el cristianismo fue prohibido. Empezaba el famoso per铆odo de aislamiento japon茅s. No obstante, tambi茅n fue esta una 茅poca de riqueza y de hedonismo para las clases comerciantes, que patrocinaban el teatro kabuki, los torneos de sumo y los barrios del placer, en lo que ahora llamamos ukiyo (mundo flotante).

Siglos XIX y XX, Jap贸n y los otros

Cuando en 1853 el comodoro Matthew Perry entr贸 en la bah铆a de Tokio con una flota de ca帽oneros estadounidenses, el gobierno tuvo claro que sus a帽os de cerraz贸n hab铆an llegado a su fin.

Palacio-Imperial-Tokio

Los Tokugawa opusieron m谩s resistencia a los reformistas, que exig铆an la abdicaci贸n del shogun para devolver el poder f谩ctico al emperador. Con su victoria, empieza la era Meiji.

Los japoneses, abiertos al intercambio econ贸mico y cultural con el resto del mundo, aprendieron r谩pido y en 1889 el pa铆s contaba ya:

  • Con una l铆nea ferroviaria
  • Una Constituci贸n modelada seg煤n los est谩ndares europeos
  • Sistemas bancarios y partidos pol铆ticos.

Militarizado y proto-democr谩tico, Jap贸n ya era uno m谩s entre la Sociedad de Naciones.

Sin embargo, una diplomacia deficiente y el genocidio que Jap贸n perpetr贸 en Manchuria en 1937 pusieron el pa铆s de espaldas a sus compa帽eros internacionales. El ataque al Pearl Harbor estadounidense, en 1941, ser铆a la gota que colmar铆a un vaso ya muy lleno, y los Aliados devolver铆an el golpe hasta el lanzamiento en 1945 de las bombas at贸micas sobre Hiroshima y Nagasaki. Unos d铆as m谩s tarde, el emperador Hirohito renunciar铆a al cargo.

Museo-de-la-bomba-atomica-de-Nagasaki

Los a帽os ochenta de Jap贸n

Amparados en una nueva Constituci贸n y la tutela obligada de los EE.UU. empezar铆a el crecimiento econ贸mico com煤nmente llamado 芦milagro japon茅s禄, que llev贸 a Jap贸n de la miseria m谩s absoluta a la burbuja consumista de los 80.

Jap贸n y los 90

La crisis de los 90, ataques terroristas y desastres naturales (el Gran Terremoto del Este, en 2011, y el tsunami que lo sigui贸) han sido m谩s que suficientes para acabar con el sue帽o de crecimiento febril japon茅s.

Jap贸n en la actualidad

Ahora, el pa铆s se debate a煤n entre las consecuencias de la crisis financiera de 2008 y el golpe de tim贸n que ha supuesto la Covid-19 para una econom铆a nacional preparada para hospedar unos Juegos Ol铆mpicos nunca celebrados. Ha llovido mucho desde los tiempos de Izanagi e Izanami. Pero la historia de Jap贸n pervive, atisbando se帽as de futuro.

Comprar libros sobre 芦La Historia de Jap贸n禄 en Amazon

La historia de Jap贸n es inabastable en un breve art铆culo como este. Para descrubrir m谩s sobre historia japonesa, o si te interesan temas como evoluci贸n de los samur谩is, la era feudal o las guerras niponas, te recomiendo comprar el volumen I de Jap贸n, el archipi茅lago de la cultura. En Amazon, lo encontrar谩s al mejor precio.

portada libro historia japon comprar en amazon

Descubre Jap贸n | Tierra de Wa: un intento de aproximaci贸n

VOLUMEN I: HISTORIA, LA SINGULARIDAD.

Carlos Rubio analiza, en los dos primeros cap铆tulos, el pante贸n m铆tico que ordena la mitolog铆a fundacional del archipi茅lago, desde el nacimiento de los primeros dioses hasta la concurrencia de leyendas y cuentos de hadas que vienen entreteniendo y moralizando a los japoneses, a煤n a d铆a de hoy, de todas las formas posibles.

Jap贸n no puede contemplarse por encima de lo espec铆fico su territorio, cuya topograf铆a y accidentes, tan particulares, han participado directamente en la formaci贸n de una cultura insular y diversa. Sobre este sustrato se edificar谩 una historia nacional milenaria, que el mismo Carlos Rubio recoger谩 y expandir谩, repleg谩ndola a la vez sobre aquellos episodios que marcar铆an un cambio ineludible en el devenir del pa铆s nip贸n, en materia de pol铆tica y sociedad.

Castillo-de-Matsumoto-Nagano

Unos episodios que dinamitar谩n, a su vez, algunos de los conceptos clave que siguen resonando como fundamentales en el Jap贸n contempor谩neo: de ah铆, que:

  • Marcos Sala escriba sobre el c贸digo de honor del guerrero y la siempre olvidada onna bugeisha;
  • Javier Vives trabaje sobre los periodos hist贸ricos de aislamiento y apertura de las fronteras nacionales;
  • Juan Manuel Su谩rez Jap贸n firme un estudio detallad铆simo sobre la llegada de los primeros japoneses a Espa帽a.
  • Con el siglo XX llega la fat铆dica 芦lluvia negra禄, el desastre at贸mico que Ima Sanch铆s y Javier Vives contextualizan y ponen bajo lupa con una profundidad exacerbante.
  • Finalmente, Florentino Rodao y Haruko Hosoda Kawase analizar谩n, desde una perspectiva social, pol铆tica y, seguidamente, diplom谩tica, cu谩les son los retos a los que se enfrenta el Jap贸n del siglo XXI.

Deseamos que, con la ayuda de estas manos expertas, Jap贸n nos quede un poco menos lejano.

Tambi茅n te puede interesar estos post para descubrir m谩s sobre Jap贸n: