Sociedad japonesa: Un mapa del presente, un camino al futuro

¬ŅC√≥mo es el Jap√≥n del ma√Īana? ¬ŅHay siquiera un futuro posible para una sociedad envejecida, tocada por las crisis econ√≥micas y ecol√≥gicas que han marcado el devenir del siglo XXI? ¬ŅPodr√° el pa√≠s resistir el duro golpe que ha supuesto prorrogar los Juegos Ol√≠mpicos a causa de la pandemia?

Toca esgrimir que no hay respuesta f√°cil para estas cuestiones. Realmente no la hay. Sin embargo, ello no nos libera de tomar el pulso al Jap√≥n contempor√°neo, antes de decretar su muerte‚Ķ Al fin y al cabo, la naci√≥n ha sido siempre flexible como la ca√Īa de un junco. Dirimamos, pues, los enclaves que arbitran el futuro de la sociedad japonesa.

Modelos de familia y hogar

Conocemos sobradamente la rigidez de moldes familiares a la que ha estado sometida la sociedad japonesa desde el inicio del milagro económico. Kazoku (familia) y katei (hogar), sumai, ie, uchi… Son todos términos ligeramente divergentes, que podrían distraernos de la homogeneidad de las expectativas sociales cultivadas por la tradición.

Tokio-japan

Tampoco la ley promueve la modernización de los valores nacionales: aunque en marzo de 2020 se dio un primer paso para aceptar la constitucionalidad del matrimonio homosexual, este fue un movimiento discreto, que no prevé cambios a corto plazo.

La rigidez es severa tambi√©n en cuanto a la concepci√≥n de hijos fuera del matrimonio: en Jap√≥n, de solo representan un 2% entre todos los nacidos (en Espa√Īa, la cifra sub√≠a al 48% en 2019). Adem√°s, el C√≥digo Civil japon√©s establece que los ni√Īos nacidos fuera de la uni√≥n conyugal solo tienen derecho a heredar la mitad del patrimonio.

Si sumamos las restricciones a la ausencia de ayudas a la conciliaci√≥n, se explica una tasa de natalidad ya seriamente baja, que en 2060 dejar√≠a al 39,9 % de la poblaci√≥n japonesa por encima de los 65 a√Īos. Resulta curioso, en todo caso, que en el archipi√©lago ya vivan m√°s mascotas que menores de 15 a√Īos.

La mujer japonesa

Sin embargo, a√ļn la mayor√≠a de mujeres (un 90%) planea casarse y convertirse en ama de casa. De hecho, en un sistema que abraza al hombre como principal sustentador de la familia, por desgracia el 54% de las madres solteras se han visto arrastradas m√°s all√° del lindar de la pobreza.

El matrimonio de por vida est√° bien imbricado en las fibras m√°s √≠ntimas del pensar japon√©s, aunque cada vez es m√°s frecuente encontrar a esposas trabajadoras, que concilian trabajo dom√©stico con empleo a tiempo parcial. Ser√° el resultado de las womenomics (women+economics, ¬ęfeminom√≠a¬Ľ), plan lanzado por el aquel entonces Primer Ministro Shinzo Abe para compensar la p√©rdida de trabajadores por jubilaci√≥n con el reclutamiento de la poblaci√≥n femenina.

Kioto

El sistema educativo en Japón

Se encuentra cada a√Īo entre las primeras posiciones dentro del ranking del informe PISA, que mide el rendimiento escolar en ciencia, lectura y matem√°ticas. Prepara a los alumnos para adoptar la famosa armon√≠a social nipona (wa) y premia el esfuerzo constante a trav√©s de un r√≠gido sistema meritocr√°tico. Tambi√©n integra la ense√Īanza trasversal de valores, ya sea mediante clubs extraescolares (busatsu) o la participaci√≥n de los ni√Īos en la limpieza de las aulas y los servicios de comedor. La escuela japonesa, p√ļblica y gratuita, es un referente mundial… Lo cual no la exime de cr√≠ticas, entre las que destacan:

  • una jornada que no deja margen para el descanso (los deberes son muy frecuentes y el 70% de las escuelas operan tambi√©n en s√°bado);
  • la falta de m√ļsculo creativo y esp√≠ritu cr√≠tico, debido a la reproducci√≥n indiscriminada del laconismo cultural dentro del aula;
  • la ansiedad de los alumnos a la hora de enfrentar los ex√°menes, determinantes para su futuro laboral, y el endeudamiento, de padres (econ√≥mico) y estudiantes (temporal), durante su preparaci√≥n.

La empresa japonesa (kaisha)

Si se ha coincidido con alguna firma nipona, se sabr√° que las empresas tienen unas din√°micas internas absolutamente propias. En una oficina, arbitrar√°n valores como la armon√≠a (wa), el sentimiento de deuda (giri), la contenci√≥n (enryo) y la √©tica grupal (shudan ishiki). Habr√°, por otra parte, una fuerte jerarquizaci√≥n (el sistema de reverencia confuciano del oyabunkobun), que promete un lento ascenso por la escala de mando si se trabaja con constancia durante a√Īos.

Santuario-Meiji-jingu-Tokio

El inmovilismo laboral del salaryman es también de sobras conocido, así como los puestos a tiempo parcial (arubaito), que sirven a las empresas para ampliar los horarios de apertura a base de mano de obra joven.

Una excelente noticia en tiempos de pandemia: el teletrabajo es ya una práctica extendida entre el 70% de los salarymen japoneses, que ya no deben cumplir horas extra socialmente obligatorias, ni dentro ni fuera de la oficina. Se acaba así con una de las principales causas del karoshi (muerte por cansancio).

Buscando nueva mano de obra

Adiós a la inmigración en Japón

Cuando parec√≠a que Jap√≥n estaba empezando a abrirse a la posibilidad de incorporar a la inmigraci√≥n como nueva pieza clave para solventar la falta de personal (en 2019, se esperaba la llegada de 345 000 for√°neos), la pandemia se adelant√≥ y lo cambi√≥ todo. El gobierno de Abe, en todo caso, ve√≠a esta incorporaci√≥n como una soluci√≥n a corto plazo, con cinco a√Īos de permiso unipersonal y no-renovable.

Templo-Kiyomizu-dera-Kioto

Con las fronteras del país cerradas, la diversificación étnica del país se pone en espera, pero también los abusos a los que eran sometidos los recién llegados. El 70% de los empleadores dentro del Programa de Entrenamiento Técnico Interino (TITP) había violado en alguna ocasión la normativa laboral.

La robótica al rescate

Mucho menos reacios se hallan los japoneses a la entrada de robots que de inmigrantes en sus domicilios. La domótica se ha incorporado ya en prácticamente todo el equipamiento de viviendas japonesas, y la robótica ofrece vías de ayuda posible para las personas de la tercera edad que necesiten cuidados frecuentes.

La base animista del sintoísmo, así como la proliferación de iconos pop mecanizados (desde Astro Boy a Hatsune Miku), explica por qué, al contrario que en Occidente, los hijos mecánicos de genios como Hiroshi Ishiguro despiertan más curiosidad que repulsión.

El ecologismo en Japón

Japón, quinto país más contaminante del mundo y uno de los más afectados por la crisis climática, propuso finalmente una fecha límite para la reducción al cero de los gases de efecto invernadero: 2050.

Photo-Cory-Schadt-on-Unsplash

Va en consonancia con tant√≠simas pol√≠ticas medioambientales impulsadas estos √ļltimos a√Īos en programas como la Iniciativa Satoyama de preservaci√≥n forestal o el caso Kamikatsu. Kamikatsu es un peque√Īo pueblo rural que ha conseguido reciclar el 90% de sus desechos. Gracias al √©xito de la propuesta, se espera que en un futuro m√°s poblaciones integren esta pol√≠tica en su d√≠a a d√≠a.

Desde Occidente, pueblos como el de Kamikatsu se nos aparecen como casos excepcionales, pero no lo son tanto, si tenemos en cuenta la mentalidad japonesa. Jap√≥n es aquel pa√≠s donde los ancianos se dedican a limpiar la basura de las calles. Jap√≥n, insisto, es aquel pa√≠s donde el individuo desea servir al grupo o, por lo menos, espera no causar molestia alguna. Sociedad del sumimasen, de imperturbable armon√≠a: ¬Ņqu√© aprender de ellos?

Comprar libros sobre ¬ęLa Sociedad Japonesa¬Ľ en Amazon

La sociedad japonesa es inabastable en un breve artículo como este. Para descrubrir más sobre el trabajo en Japón, la familia nipona, la economía asiática y el sistema educativo japonés, te recomiendo comprar el volumen III de Japón, el archipiélago de la cultura. En Amazon, lo encontrarás al mejor precio

portada libro sociedad japonesa comprar en amazon

Descubre Japón | Tierra de Wa: un intento de aproximación

VOLUMEN III: SOCIEDAD, LOS RETOS DEL FUTURO.

En la ética japonesa ha destacado la conciencia social, la responsabilidad colectiva, la necesidad de preservar, ante todo y sobre todo, la unión del grupo.

Carlos Rubio

El Japón de las dos primeras décadas del siglo XXI es, en sí mismo, un gran rompecabezas por resolver. En un texto introductorio, Carlos Rubio expondrá con mirada limpia doce recovecos del panorama social contemporáneo, del detalle al todo.

Le seguir√°n las valios√≠simas aportaciones de Mayuko Ogura y Javier Landeras para con el estado de temas de estricta actualidad: una primera definici√≥n del concepto de familia japonesa (la kazoku y la katei), la evoluci√≥n feliz y paulatina de la situaci√≥n de la mujer japonesa dentro de una r√≠gida sociedad patriarcal y, por √ļltimo, el mayor reto del futuro en materia pol√≠tica y social, la cuesti√≥n demogr√°fica.

Cómo sostener un país envejecido y cómo afrontar la reticencia a la multiculturalidad serán dos problemas básicos a enfrentar ya desde la palestra que es el sistema educativo japones; las aulas, en las que se fijará Mariló R. del Alisal, con la colaboración de Yuko Fujimura.

Tokio

De la escuela a las empresas en Jap√≥n, codificada a partir de los conceptos de kaisha y seifu, y cuyo salaryman lleva a√Īos puesto en entredicho, todo ello retomar√° el mismo Javier Landeras.

Quizás el futuro sí sea brillante, así lo expondrá Rosa Morente en su aportación, que precederá un extenso fresco sobre las luces y las sombras de la tecnología en el país de los yokai y los hikikomori: de ello se encargarán las plumas de Javier Bustamante, y de Mike Hostench e Ima Sanchís, con entrevista al mítico Hiroshi Ishiguro.

Imposible cerrar un tratado sobre el tercer milenio que no plantee cuestiones de orden ecológico. En sendos textos, Mitsuyo Toyoda y José Abel Flores estudiarán la estrecha relación del pueblo japonés con respecto a su entorno y qué podemos esperar hoy de su particular ética de la tierra.

También te puede interesar estos post para descubrir más sobre Japón: